Los Estados Unidos: Visión contra Realidad

20 Junio 2007

Finalmente terminé el libro de Chalmers Johnson Nemesis: The Last Days of the American Republic (Némesis: Los Últimos Días de la República Americana), lo cual me hizo pensar sobre las diferencias entre los Estados Unidos de la visión de nuestros fundadores que pusieron en la Constitución, y los Estados Unidos en qué vivimos hoy. Aquí hay unos pensamientos.

  • La Constitución estableció un sistema de gobierno con una separación de poderes a tres ramas (legislativa, ejecutiva, y judicial), especificando un sistema de equilibrio donde cada rama tiene parte del poder y la habilidad de controlar las otras. Pero hoy la rama ejecutiva ha trastornado la balancea de poder, y las ramas legislativa y judicial no usan sus controles. Por ejemplo, la Constitución le da a la rama legislativa el poder de declarar guerra, pero el Presidente declaró la última guerra y dio al Congreso "inteligencia" falsa para que ellos aprobarían su declaración. También el Presidente dice actualmente que está arriba de la ley, y puede detener personas sin cargos y usar vigilancia electrónica sin orden judicial; y aunque la Constitución requiere que el Presidente haga respetar las leyes del país, el Congreso y el sistema judicial no han hecho nada. Finalmente, como escribí en un artículo anterior, el uso de la CIA de algunos presidentes también ha violado la Constitución.
  • La Constitución también especificó que los EEUU sean una democracia. Pero no hay democracia sin que los ciudadanos tengan información verdadera, y (como escribí en un articulo anterior), tenemos una situación hoy donde la rama ejecutiva da regularmente información falsa a los medios de comunicación, y los medios la reportan como hecho en lugar de hacer una investigación. Entonces el público no tiene base de comprender lo que hacen sus oficiales elegidos y lo que pasa en el gobierno, y no tenemos la habilidad de hacer buenas decisiones en las elecciones.
  • La Constitución también especificó que los EEUU tengan un gobierno representativo, donde los oficiales elegidos representarían el interés público. Pero con todo el dinero que se necesita para ser elegido, nuestros "representantes" actualmente solo representan los intereses de sus grandes donantes y activistas de grupos de presión, no el público. Creo que si el público fuera informado sobre los efectos de nuestras políticas, demandaría mejor representación, pero porque grandes corporaciones son dueños de los medios de comunicación, y pueden comprar representación, no tienen mucho incentivo de proveernos con este tipo de información.
  • Finalmente, en conflicto directo con los principios de la Declaración de Independencia, que dice que toda la gente del mundo tiene un derecho fundamental de auto-gobernación, los EEUU hoy es un imperio cuya meta es la dominación de la planeta entera por métodos económicos y militares. He escrito mucho sobre este sujeto antes; si no lo crees, lee el libro de Chalmers Johnson Nemesis: The Last Days of the American Republic (Némesis: Los Últimos Días de la República Americana), con detalles de la dominación militar, y el libro de John Perkins, Confessions of an Economic Hit Man (Confesiones de un Asesino Económico), con detalles del la dominación económica.

No sé qué podemos hacer sobre esto... Pienso que el primer paso sería que hagamos que el público sea informado sobre lo que pasa en el mundo, pero no creo que vaya a pasar pronto. Por ejemplo, el público es informado sobre la situación de Irak, pero no tienen mucho escepticismo sobre las otras acciones del gobierno. Pienso que la razón es que los medios (como dije arriba) son controlados por corporaciones que no quieren que la situación actual cambie. También la gente de los EEUU que tendrían el tiempo y la habilidad para buscar buena información vive cómodamente y no tienen mucho incentivo para cambiar su situación.

Probablemente vamos a esperar hasta una gran crisis para traer la situación al atención del público. Chalmers Johnson piensa que esta crisis viene pronto, y es posible que tenga razón: el nivel actual de gastos militares no es sostenible, la presencia militar externa no es sostenible, y claramente algunos se sublevan contra nuestras estrategias de dominación. Eventualmente tendremos también una crisis de energía. La cuestión es si cualquiera destruirá más la Constitución, o si el público insistirá que los responsables paguen, y demandará la restitución del sistema de gobierno de la visión de los fundadores. Vamos a ver.